Reza MERED

Reza MERED

Gerente general en Colombia

Atraído por una carrera que alienta las experiencias operativas y humanas, Reza se incorporó al grupo en el año 2000. En los últimos tres años, ha dirigido Perenco Túnez como gerente general. La de Túnez es una subsidiaria en crecimiento, en la que Reza donde debió impulsar el cambio haciendo que los nuevos empleados asimilaran los valores de la empresa. Actualmente, Reza está por asumir la función de gerente general en Colombia.

¿Podría describir su desarrollo profesional? ¿Por qué eligió Perenco?

Soy ingeniero civil con especialización en ingeniería de petróleo graduado del Instituto Francés del Petróleo (IFP). Comencé mi carrera profesional en Halliburton, una empresa de servicios donde trabajé durante cuatro años. Me incorporé a Perenco en el año 2000.

Elegí Perenco porque es una empresa joven que opera a escala humana, ofrece desarrollos profesionales motivadores en el sector del petróleo y asigna responsabilidades rápidamente a sus empleados.

¿Podría describir su recorrido profesional en Perenco?

Comencé como ingeniero de producción en Gabón y luego como gerente del emplazamiento, en turnos rotativos con base en un emplazamiento costa afuera aislado en un entorno maravilloso. Esta situación en particular me permitió adquirir autonomía rápidamente. Aprendí mucho de aquellas primeras experiencias estando cerca de los equipos y las operaciones.

Luego, me mudé a Camerún, aún en rotación, antes de que me trasladaran como expatriado a Gabón en la función de gerente de producción en Port-Gentil. Este cambio de rumbo era más adecuado para mi vida familiar.

En el año 2005, me trasladaron a Great Yarmouth, en el mar del Norte, donde estuve a cargo de ingeniería de petróleo e intervenciones de pozos. Este nuevo puesto me permitió profundizar mis conocimientos sobre la explotación de gas en un contexto muy diferente. Debimos adaptarnos y fue increíble.

Permanecí allí dos años y, luego, estuve en El Cairo durante cuatro años. Allí, Perenco operaba un campo aislado en la zona del Sinaí como parte de un emprendimiento conjunto. En 2011, regresé a Camerún durante la toma de posesión de nuevos activos. El desafío, que es básicamente técnico y humano, implicaba respaldar a los equipos en el lugar ante los cambios.

Me nombraron gerente general de la subsidiaria de la República Democrática del Congo (RDC). Fue una experiencia formidable en un entorno aislado, pero muy cálido.

Desde 2015, me desempeño como gerente general de Perenco Túnez.

¿Podría describirnos su subsidiaria? ¿Qué la hace especial?

Ante todo, es importante comprender que Túnez no es un país petrolero. Hay algunas empresas de servicios, pero la mayoría son empresarios individuales. En el futuro, tendremos la posibilidad de integrar actividades complementarias a las que ya realizamos.

El país tiene, en su mayoría, campos maduros.

Nuestra oficina central se encuentra en la ciudad de Túnez. Nuestros sitios históricos se encuentran en el centro del país. La subsidiaria tiene muy poco personal expatriado y prioriza las contrataciones locales. En 2017, adquirimos acciones en una concesión marítima en el golfo de Gabés. Es un campo complejo, pero con gran potencial. Demuestra nuestra voluntad de desarrollar una sociedad a largo plazo con Túnez. Nuestro objetivo es desarrollar la subsidiaria optimizando costos y desarrollando sinergias entre nuestros diferentes sitios.

¿Cuáles son sus objetivos?

Mi función es la de un conductor. Debemos articular la operación desde una perspectiva administrativa y legal, pero también desde un aspecto operativo y técnico.

También tengo una función de representación interna y externa. Es fundamental para forjar relaciones de confianza duraderas con socios y autoridades locales.

¿Cómo calificaría la relación con las comunidades locales? ¿Cuáles son las acciones de responsabilidad social corporativa (RSC) desarrolladas por su subsidiaria?

En Túnez operamos en zonas aisladas. Las comunidades tienen expectativas importantes, ya sea respecto de empleo o acciones sociales. En 2014, nos mudamos más cerca de otras petroleras que operan en la región como parte de un consorcio, bajo el marco de la empresa nacional. Esto permitió coordinar y optimizar nuestros esfuerzos en el área de responsabilidad social.

Priorizamos los proyectos generadores de ingresos que promueven la autonomía y el espíritu emprendedor, como el acceso a créditos y microcréditos. También hemos respaldado proyectos agrícolas mediante la creación de palmares. Por último, participamos en proyectos que nos importan en áreas del cuidado de la salud, la educación y el apoyo a las personas más vulnerables.

¿Cuál es su visión para el futuro? ¿Qué proyectos tiene en vista?

En el corto plazo, planificamos campañas de perforación en desarrollo y ya estamos planeando campañas de exploración. Para ello, los equipos locales trabajan en colaboración con la oficina central. Espero que la empresa pueda ampliar sus instalaciones y desarrollar los recursos como lo hemos hecho en otras subsidiarias, especialmente en África Occidental.

Preguntas escalonadas